Colby Covington, el que fuese campeón interino de peso wélter, volverá al octágono en UFC Newark, Nueva Jersey, el 3 de agosto.

Pero no peleará por el cinturón, como a él le hubiese gustado.

Covington se enfrentará al ex-campeón Robbie Lawler, retrasando de nuevo la pelea titular que tanto desea lograr.

Covington tuvo la oportunidad de pelear contra Tyron Woodley en septiembre de 2018, pero no aceptó la pelea por una operación en la nariz. Woodley se enfrentó, y venció, a Darren Till.

Más tarde, en 2019, Covington no quiso enfrentarse a Kamaru Usman y prefirió esperar al entonces lesionado Woodley.

La UFC, siempre vengativa en casos como estos, decidió darle la oportunidad por el cinturón a Usman, que se convirtió en el nuevo campeón de peso wélter.

La UFC, y Dana White, volvieron a prometer una pelea por el cinturón a Covington, pero Usman se encuentra lesionado.

En esta ocasión, Covington no ha querido arriesgar y sí ha aceptado una pelea para afianzar su posición como contendiente principal.

Hace bien, ya que hay otros peleadores que están emergiendo como posibles rivales del campeón, como Jorge Masvidal y Ben Askren.

Lawler, precisamente, perdió contra Askren en su último combate. Un final polémico que convenció a pocos.

Ahora, el ex-campeón buscará volver a la cima de la división con una victoria ante un luchador tan bueno como controvertido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.