Sabíamos que las MMA femeninas podían vender, pero aún no estábamos seguros si alguien que no fuese Ronda Rousey podía hacerlo. La respuesta parece ser que sí. Y es que los informes preliminares sobre UFC 219, que estuvo encabezado por el combate entre Cris Cyborg y Holly Holm por el cinturón de peso pluma, apuntan a que el evento de fin de año fue el tercer PPV más vendido de la UFC en 2017.

En concreto, se estima que el evento obtuvo entre 340.000 y 380.000 compras, una cifra superada únicamente por UFC 214 – Jones vs Cormier 2 – y UFC 217 – Bisping vs GSP -. El dato obtenido es importante, además, porque se trataba del primer evento de esta magnitud encabezado por Cris Cyborg. La brasileña sí había peleado en el combate principal de Strikeforce en 2009 contra Gina Carano, pero fue un combate televisado en Showtime y las magníficas audiencias obtenidas fueron mérito del tirón mediático de Carano, ahora retirada y reconvertida en actriz.

Holly Holm, por su parte, parece haber obtenido una mayor número de seguidores desde su KO a Ronda Rousey en 2015. Su pelea ante Valentina Shevchenko en FOX, por ejemplo, fue uno de los eventos televisados más vistos de la UFC. También obtuvo buenos datos de audiencia el evento de FOX enzabezado por Michelle Waterson y Paige VanZant en 2016. Pero el PPV es otra historia, y UFC 219 es el primer evento que logra unos datos tan buenos con una luchadora no llamada Ronda Rousey como cabeza de cartel.

En los próximos meses veremos cuánto de ese tirón corresponde a Holly Holm y cuánto a Cris Cyborg. Tanto la UFC como Dana White desean programar un combate de campeonas entre las brasileñas Cyborg y Nunes con el campeonato de peso pluma en juego. Sería, potencialmente, otra pelea digna de encabezar un PPV con éxito.

Category: UFC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.