Las expectativas eran muy altas para UFC Glendale (UFC en FOX 29). En el combate estelar de la noche se enfrentaban dos de los mejores peso ligeros de la UFC, Dustin Poirier (nº5) y Justin Gaethje (nº6), dos luchadores, además, que siempre tienden a ofrecer combates espectaculares. ¡Y no decepcionaron!

Durante tres asaltos completos, Poirier y Gaethje lo dieron todo en un despliege de garra y corazón (y muy poca defensa). Poirier conectó una y otra vez al rostro y a la cabeza de su rival, que continuaba presionando y avanzando como si nada. Gaethje se centró más en dañar las piernas y el cuerpo de Poirier, con low kicks y golpes al abdomen. Cada luchador tuvo sus momentos, aunque Gaethje parecía ir a más según avanzada el combate. Poirier, que había comenzado como un tiro, perdía fuelle a medida que las patadas de Gaethje hacían efecto.

El árbitro descontó un punto a Gaethje durante el tercer asalto por meter el dedo en el ojo de Poirier por segunda vez. Fue lo único que pudo detener momentaneamente el frenético ritmo del combate, algo que enfado mucho al público asistente. Pero la acción era clara y Herb Dean tomó la decisión correcta.

Finalizado el tercer asalto ambos luchadores se encontraban visiblemente exhaustos, pero…¿Quién caería primero? ¿El mentón de Gaethje o la pierna de Poirier? No tardamos mucho en conocer la respuesta.

Nada más comenzar el cuarto asalto, Poirier conectó con su izquierda, un golpe que hizo tambalear a Gaethje. «The Diamond» no dudó y se fue a por él, finalizando el combate poco después con una serie de golpes ante los que Gaethje no cayó pero tampoco no fue capaz de defenderse. Buena decisión del árbitro.

Gran victoria para Dustin Poirier, que se asenta como uno de los mejores de la división de peso ligero. «Justin es un guerrero. Hubiera muerto en la jaula si Herb Dean no hubiese intervenido», dijo tras el combate.

Poirier también pidió pelear por el cinturón contra el recien coronado Khabib Nurmagomedov. Es un candidato más, pero no es el más probable. Tanto Tony Ferguson como Conor McGregor están por delante, e incluso Eddie Alvarez podría discutirle el derecho a pelear por el título.

Un combate contra el propio Alvarez sería, probablemente, el combate más lógico para él. Ambos se enfrentaron en UFC 211, una pelea que terminó sin resultado por unos rodillazos ilegales de Alvarez.

Alex Oliveira somete a Carlos Condit

Alex «Cowboy» Oliveira logró la victoria más importante de su trayectoria profesional al someter al veterano Carlos Condit con un Guillotina en la 2ª ronda.

Oliveira había aceptado la pelea a última hora tras lesionarse Matt Brown y aprovechó al máximo la oportunidad presentada. El brasileño sobrevivió una primera ronda en la que Condit estuvo a punto de ganar con un mataleón.

No obstante, en el segundo asalto, Oliveira conectó una patada desde el suelo a Condit, que intentaba pasar su guardia, y cerró una guillotina nada más levantarse, rindiéndose Condit poco después.

Adesanya continúa invicto

Las comparaciones son odiosas. Israel Adesanya llegó a UFC Glendale como una de las mayores promesas de la UFC, muchos ya lo comparaban con Jon «Bones» Jones. Y, ciertamente, su habilidad en el striking es impresionante, pero Marvin Vettoria sacó a relucir sus grandes carencias en el suelo.

Adesany controló los dos primeros asaltos con su striking. Comenzó despacio, midiendo los movimientos y la distancia de Vettori, lo que aprovechó el italiano para conectar más, y siguió con una segunda ronda espectacular, donde destrozó a Vettori.

No obstante, siguiendo el consejo de su esquina, Vettori llevó el combate al suelo en el tercer asalto, logrando varios derribos. No hizo gran cosa una vez en el suelo, pero consiguió llevarse el asalto a base de esfuerzo y ganas.

Los jueces le dieron la victoria a Adesanya por decisión dividida, pero el combate dejó en evidencia que no es oro todo lo que reluce. El joven luchador promete, y mucho, pero aún tiene mucho trabajo por delante.

Waterson se lleva una decisión ajustada

 

Michelle Waterson volvió a la senda de la victoria tras derrotar a Cortney Casey vía decisión dividida. Waterson utilizó su movimiento lateral y el clinch para evadir el striking de Casey y llevar el combate al suelo en varias ocasiones ya que, cuando se encontraba demasiado estática, Casey conectaba una y otra vez y era superior en los intercambios de golpes.

Una vez en el suelo Waterson se dedicó a mantener una posición dominante y a evitar las llaves que buscaba continuamente Casey. Es más, Casey fue más activa en el suelo, aunque siempre estuvo de espaldas a la lona.

No obstante, los dos de los tres jueces le dieron la victoria a Michelle Waterson, logrando «The Karate Hottie» su primera victoria desde 2016. Una decisión poco acertada, en mi opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.