Francis Ngannou no peleará a corto plazo.

El camerunés, la mayor promesa de la división de peso pesado en años, se tomará un tiempo para descansar tras caer ante Stipe Miocic el pasado sábado en UFC 220, su primera derrota en la empresa americana. Anteriomente, «The Predator» había noqueado a dos leyendas vivas de las MMA, Alistair Overeem y Andrei Arlovski.

Ngannou (11-2) llegó a la UFC en 2015 y ha peleado en siete ocasiones durante los últimos dos años, con un récord de seis victorias y una derrota. Ahora se tomará un tiempo para volver a su país natal y visitar a sus amigos y familiares antes de regresar al octágono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.