Conor McGregor

Floyd Mayweather se llevó la»pelea del dinero» al noquear al doble campeón de la UFC Conor McGregor el pasado agosto, pero la guerra entre las dos mayores estrellas de los deportes de contacto continúa.

En la mayoría de ocasiones, los luchadores de Artes Marciales Mixtas, boxeadores y peleadores de deportes de contacto en general tienden a limar asperezas en el ring y hacer las paces después. En contraste con las vulgaridades e insultos habituales en la fase promocional previa al combate, la deportividad suele prevalecer una vez terminado el envite, aunque no siempre. No parece ser el caso, desde luego, de Floyd Mayweather y Conor McGregor, dos iconos de los deportes de contacto célebres por su actitud chulesca y presuntuosa.

Casi medio año después de verse las caras en el T-Mobile Arena de Las Vegas (Nevada), el ya retirado Floyd Mayweather utilizó su cuenta personal de Twitter para echar en cara a su ex-rival los rumores recientes que le relacionan con la mafia irlandesa.

 

«Ya te destrocé en 2017, ahora te van a destrozar en 2018. Vas a comenzar el año con un bang», escribió Mayweather.

 

«Yo soy el cartel», le respondió McGregor.

El pasado noviembre, medios irlandeses publicaron informaciones que relacionaban al campeón de la UFC con la mafia irlandesa. En aquel entonces, el equipo de McGregor negó rotundamente los rumores.

Tras el cruce de tweets, el enfrentamiento verbal entre Mayweather y McGregor cambió de plataforma social y retomó en Instagram.

You violate and I will demonstrate!!

Una publicación compartida de Floyd Mayweather (@floydmayweather) el

Violate these nuts 🥜

Una publicación compartida de Conor McGregor Official (@thenotoriousmma) el

No parece que la enemistad entre Mayweather y McGregor terminase con su combate. ¿Habrá revancha en MMA? Difícilmente, ya que el propio Floyd negó recientemente tener intención de unirse a la UFC. McGregor, por su parte, ha vuelto a la rutina de entrenamiento tras tomarse unos meses de vacaciones tras el nacimiento de su primer hijo y se espera que regrese al octágono en 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.