Tras caer ante Rose Namajunas vía KO en UFC 217, su primera derrota en Artes Marciales Mixtas, Joanna Jedrzejczyk despidió a su equipo de nutricionistas Perfecting Athletes. Una decisión que evidenciaba un problema en el corte de peso de la polaca rumbo a UFC 217. Ahí había gato encerrado.

Ahora, meses más tarde, Jedrzejczyk ha revelado en una entrevista en el programa The MMA Hour las grandes dificultades que tuvo para bajar hasta las 115 libras para su combate ante Namajunas. Fue, dice ella, el peor corte de peso de su trayectoria deportiva.

«Me sentí fatal. Tuve que perder 15 libras en 14 horas«, explicó Jedrzejczyk, «Creo que los de Perfecting Athletes no se lo creían. Y pasó. Estaba llorando, estaba muy muy débil, pero creí en mí misma. Le dije a uno de los chicos del equipo de nutrición que era una verguenza para un campeón no dar el peso, y lo logré».

La ex-campeona recuerda tener las piernas entumecidas el día de la pelea, debido a la dureza del corte de peso. Le dijeron que su estado mejoraría tras hidratarse tras el pesaje, pero seguía igual el próximo día. Por ello, Jedrzejczyk argumenta que no podía continuar trabajando con el equipo Perfecting Athletes.

«Eran como mi familia. Tenía fe en ellos y pagué un precio alto por el errores ajenos. Me senté con ellos el lunes sigueinte a la pelea y estaban de acuerdo en que habían cometido un error. Pesaba 127 libras una semana antes de la pelea, pensabamos bajar hasta 125 para el martes, pero subí hasta 130 el domingo y no pude volver a bajar al peso anterior hasta tres o cuatro días más tarde. Empecé mi corte de peso en 130 libras. Fue casi imposible«.

Joanna Jedrzejczyk tendrá la oportunidad de vengar su derrota en UFC 217 el próximo 7 de abril, en UFC 223, donde volverá a enfrentarse a Rose Namajunas. Entonces averiguaremos si el corte de peso tuvo tanto efecto en su actuación en el octágono como ella afirma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.