La WWE anunció hace pocos días la renovación de Brock Lesnar, que ha firmado un nuevo contrato con la empresa de Pro-Wrestling. Tal como hizo en 2015, Lesnar ha amagado con volver a la UFC durante estos últimos meses para firmar finalmente con la World Wrestling Entertainment. Y es que uno de los beneficios de ser tan valioso para ambas empresas en contar con ventaja en la mesa de negociación para tratar de negociar al alza.

El desenlace ha sido similar al de hace unos años. Lesnar ha jugado la baza de la UFC para exprimir al máximo a la WWE y ha firmado un contrato de corta duración. Los rumores e informaciones que manejaban los periodistas y medios especializados en Pro-Wrestling indicaban que el ex-campeón de la UFC terminaría contrato con la WWE en el mayor evento del año, en Wrestlemania, y regresaría al octágono. Es más, el propio Dana White afirmaba recientemente que Brock Lesnar regresaría a la UFC. No ha sido así, Lesnar se quedará en la WWE.

Cláusula de un combate

No obstante, la renovación de Brock Lesnar con la WWE no descarta un futuro regreso del luchador a la UFC. Aunque no se ha desvelado la duración del contrato, MMA Fighting informa que se trata de un contrato de corta duración. Además, el contrato de Lesnar contiene una cláusula que le permitiría pelear por lo menos en una ocasión en la UFC.

De no poder pelear más de una vez en el octágono es posible que la UFC decida no programar a Lesnar en un combate por el cinturón, tal como dejó caer Dana White en de las ruedas de prensa de UFC 223. De hacerlo, y coronarse campeón Lesnar, la UFC podría encontrarse en la situación de tener que negociar con Vince McMahon y la WWE para que programar una defense al cinturón.

Un aspecto clave del «caso Lesnar» es que para volver a pelear el luchador debería volver a inscribirse en la lista de luchadores de USADA y debería pasar pruebas anti-doping durante un total de seis meses antes de pelear de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.