El ex-campeón de peso semi-pesado del UFC Rashad Evans anunció la retirada ayer, dando por finalizado una carrera de más de 14 años. Y ya era hora.

Evans (19-8-1 MMA, 14-8-1 UFC), de 38 años, ha caído en sus últimos cinco combates, incluyendo un KO de 53 segundo ante Anthony Smith en UFC 225 este mismo mes.

«Es duro», dijo Evans en un entrevista a Ariel Helwani en ESPN, «No quiero irme perdiendo, pero es lo que necesito. Siento que tengo otras cosas por hacer en la vida. Sabía que sería difícil anunciarlo, pero lo necesito. Se trata de sanar y aceptar la situación. No puedo engañarme más«.

Evans ganó la 2ª temporada del TUF en 2005. Continuó invicto hasta coronarse campeón de peso semi-pesado en UFC 92 al derrotar a Forrest Griffin. Cuenta con victorias sobre peleadores conocidos como Chael Sonnen, Dan Henderson, Phil Davis, Tito Ortiz, Rampage Jackson y Chuck Liddell. La victoria contra Sonnen fue, precisamente, su última en el UFC. Era 2013.

«Tenía que acabar así»

«No estoy a gusto con cómo ha acabado mi carrera, pero creo que tenía que acabar así», explicó Evans, «No creo que hubiese parado de pelear si no terminase de esta forma«.

Es decir, el ser derrotado y noqueado en tantas ocasiones durante los últimos años han acabado por convencer a Evans de que la retirada es un mal necesario. Y vaya si era necesario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.