Jacare Souza y Derek Brunson volvían a verse las caras en la jaula de Artes Marciales seis años más tarde. En aquel entonces, en Strikeforce, al brasileño no le hizo falta ni un minuto para tumbar a su rival. En la revancha de la noche de ayer en UFC en FOX 27, Brunson sí logró pasar del minuto, pero no así finalizar el primer asalto.

El combate fue muy similar a su primer enfrentamiento. Brunson, que peleaba en su ciudad natal de Charlotte, atacó a ráfagas desde el primer instante, con gran velocidad y poder. Sin embargo, Jacare fue capaz de leer sus combinaciones y contraatacó en varias ocasiones con un crochet de derechas, que impactó en el rostro de Brunson.

No obstante, no fue un crochet, sino una patada alta la que supuso el principio del final para Derek Brunson. Tras un intento de derribo del que se libró bien el americano, Jacare lanzó un patada que conectó en la parte superior de la cabeza de Brunson, a pesar de que éste estaba cubriéndose bien. El de Charlotte cayó al suelo y Jacare continuó golpeándolo hasta que el árbitro dio por finalizado el combate en el minuto 3:50 del primer asalto.

La victoria es todo una declaración de intenciones por parte de Jacare, «Aún sigo aquí». El brasileño tuvo que pasar por el quirófano recientemente y, a sus 38 años de edad, estuvo contemplando la retirada. No lo hizo, decidió volver al octágono…¡y de qué manera!

Con su victoria contra Brunson, Jacare podría ser el próximo contendiente al cinturón de peso medio interino por el que pelearán en UFC 221 Yoel Romero y Luke Rockhold. Todo depende del alcance de la enfermedad del campeón indiscutido Robert Whittaker, que es baja por una infección grave de estafilococos. Y si Whittaker regresa a corto/medio plazo, un combate contra Chris Weidman también sería una opción interesante para Jacare.

Fili se lleva una ajustada decisión contra Bermúdez

En el penúltimo combate de la noche, Andre Fili logró la victoria más importante de su trayectoria profesional al imponerse a Dennis Bermúdez, nº12 del ranking de peso pluma, vía decisión dividida. Una decisión, por cierto, que podría haberse llevado cualquiera de los dos y que yo personalmente no comparto.

El combate transcurrió con Bermúdez lanzando combinaciones y tratando de acortar distancias con Fili, mucho más grande y largo. Fili aprovechó sus largos brazos para conectar con su directo y evitó los derribos de su rival gracias a su gran embergadura. Es más, fue él el que logró dos derribos en el primer asalto, aunque fuesen momentáneos y Bermúdez lograse levantarse sin demasiada dificultad.

Bermúdez, por el contrario, tuvo mucho éxito con sus patadas a la altura de la tibia de Fili. Además, en el intercambio de golpes, fue él el que conectó más y logró hacer más daño, algo evidente visto el estado de la nariz de Fili al finalizar el combate. Además, Bermúdez elevó el ritmo del combate y la presión sobre su rival en el último asalto y buscó finalizar el combate, venció claramente el tercer asalto.

No obstante, dos de los tres jueces dieron los primeros dos a Fili, que se llevó el combate y encadena dos victorias consecutivas.

Gillespie da un recital en el suelo

Gregor Gillespie continúa invicto tras derrotar con facilidad al Jordan Rinaldi en el primer asalto de UFC Charlotte. Gillespie logró llevar el combate al suelo en su segundo intento de derribo y ese fue el principio del final del combate. Una vez ahí, Gillespie buscó y encontró el dominio desde arriba, y buscó sumisiones. Cuando Rinaldi trató de defenderse, Gillespie le ganó la espalda y, desde ahí, le golpeó sin merced hasta que el árbitro detuvo el combate.

Tras esta contundente y convincente victoria, Gillespie debería podría enfrentarse a continuación a un oponente ranqueado.

Dober supera a Camacho en el combate de la noche

Drew Dober y Frank Camacho lo dieron todo en el octágono y nos regalaron el posteriormente fue declarado como el «combate de la noche». Y merecidamente.

En el primer asalto, Camacho sorprendió a Dober con sus derribos de judo, que neutralizaron su striking más pulido. Fue, aún así, un asalto muy ajustado, ya que Camacho no logró crear nada claro en el suelo. En cambio, Dober sí fue muy superior en el segundo asalto. Camacho se agotó excesivamente y demasiado pronto, y Dober lo aprovechó para conectar infinidad de golpes cuando su rival estaba de espaldas a la jaula. Camacho también logró impactar alguno, pero en menor medida.

Finalmente, el tercer asalto fue un intercambio de golpes constante y muy igualado del que es dificil encontrar un claro vencedor. En mi opinión, Camacho podría habérselo llevado gracias a su incansable presión durante los últimos minutos e instantes del combate.

De todas formas, todo los jueces le concedieron la victoria a Dober, llevándoselo éste vía decisión unánime, aunque el primer y último asalto podrían habérselo llevado cualquiera de los dos.

Resto de la cartelera

Del resto de los combates cabe destacar dos en particular. En primer lugar, Bobby Green volvió a la senda de la victoria al derrotar a Erik Koch vía decisión unánime y nos concedió otro gran combate, una vez más.

Además, Mirsad Bektic, que protagonizó ese sorprendente combate ante Darren Elkins en el que fue noqueado cuando lo tenía prácticamente ganado, se quitó el mal sabor con una gran victoria sobre Godofredo Pepey con un puñetazo a la altura del pecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.