Daniel Cormier

Según informa Dave Meltzer, UFC 226 tuvo alrededor de 380.000 ventas de PPV. Una cifra nada desdeñable, visto lo que han logrado otros eventos del UFC recientemente, pero ni mucho menos lo que esperaba de un evento tan promocionado y vendido como el mejor del año.

UFC 226 estuvo encabezado por el combate entre los campeones de peso pesado y peso semi-pesado, Stipe Miocic y Daniel Cormier. Cormier noqueó al de Ohio en la 1ª ronda y se convirtió en doble campeón del UFC.

Una noche histórica, sin duda, pero que no parece haber calado tan bien en el público general. La cancelación del Max Holloway vs Brian Ortega (por el cinturón pluma) pudo tener algo que ver con las decepcionantes cifras.

Otra razón de más peso podría ser, sencillamente, que la calidad deportiva no atrae a un público aficionado al espectáculo y a los luchadores más célebres y bocazas. Miocic, en ese sentido, es particularmente callado y nunca habla mal de sus rivales. Es un caso que ya hemos visto en el pasado Demetrious Johnson, uno de los mejores del mundo que no logra alcanzar el estrellato en cuanto a popularidad.

Estas cifras, por otra parte, nos dicen que el UFC seguirá haciendo todo lo posible por traer de regreso a Conor McGregor. Lo necesitan. Un evento encabezado por el irlandés superará el millón de ventas de PPV con facilidad. Tal vez también el millón y medio de ventas.

También nos dice por qué la promoción está dispuesta a poner a Brock Lesnar en un combate por el cinturón. Curtis Blaydes y Alexander Volkov han hecho méritos suficientes, pero no interesan. Miocic merecería la revancha, habiendo sido un campeón tan dominante, pero tampoco vende. Lesnar sí, aunque haya diese positivo por esteroides en su última pelea.

Es la realidad del UFC. C’est la vie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.