Puede que Stipe Miocic no sea el luchador más aterrador del mundo…pero sí es, desde luego, el más duro y fuerte de todos ellos. Así lo demostró anoche, en UFC 220.

Cuando la mayoría de aficionados y conocedores lo daban por enterrado, Miocic hizo lo que nadie hasta ahora había logrado en la UFC: Derrotar a Francis Ngannou. Y lo hizo, además, dominando completamente al camerunés durante los cinco asaltos que duró el combate.

Ngannou comenzó la pelea como siempre lo hace, buscando el KO. Logró conectar a su rival en un par de ocasiones durante la primera ronda, pero Miocic luchó de forma inteligente, moviéndose constantemente para fatigarlo, y buscando el clinch y el derribo una y otra vez. Al término de los primeros cinco minutos, en los que el campeón logró dos derribos, el cansancio de Ngannou era más que visible. El retador había vaciado su tanque.

El resto fue historia. Miocic, con un gran IQ de pelea, conectó constantemente con patadas y puñetazos al cuerpo, que no buscaban noquear al gigante camerunés sino fatigarlo aún más. Lo logró. Con Ngannou agotado, Miocic logró llevarlo a la lona en cada uno de los asaltos y, una vez en el suelo, el aparentemente invencible Ngannou se diluyó. No tenía respuesta alguna, parecía un amateur. El combate fue, en definitiva, una muestra de la superioridad general de Miocic frente al terrorífico poder de KO de Ngannou.

Con la victoria sobre Ngannou, Miocic batió el récord de defensas del cinturón de peso pesado de la UFC al sumar un total de tres – Overeem, Dos Santos y Ngannou –. Es, por lo tanto, el campeón de peso pesado más dominante de la historia.

Cabe destacar, además, un detalle durante el anuncio de la decisión oficial. En el momento de ponerle el título en la cintura, cosa que normalmente hace Dana White, Miocic le quitó el cinturón al presidente de la UFC y se lo dio a un miembro de su equipo para que éste se lo pusiera y atara. Una muestra de que la gran promoción de Ngannou por parte de la UFC en contraste con la poca atención que se le ha dado a Miocic ha enfadado al campeón.

Cormier continúa intratable

En el otro combate principal de UFC 220, Daniel Cormier también retuvo su cinturón de peso semi-pesado al noquear a Volkan Oezdemir en la 2ª ronda.

Oezdemir comenzó el combate muy activo, mezclando una variedad de puñetazos y patatas que Cormier absorbió sin problemas. Sin embargo, el combate dio un giro de 180º cuando Cormier conectó un par de duros golpes que hicieron tambalear al suizo. A continuación, el campeón llevó el combate a la lona y a punto estuvo de finalizar la pelea con un mataleón. No pudo hacerlo, no tuvo tiempo, y la bocina salvó a Oezdemir.

No así en el segundo asalto. Tras el breve descanso entre rondas, Cormier saltó al octágono a finalizar lo que había comenzado minutos antes. Logró un derribo con facilidad en los primeros instantes y dominó a placer a Oezdemir en el suelo, golpeándolo constantemente con su ground & pound. El árbitro advirtió en varias ocasiones al retador de que debía dar muestras de poder zafarse, pero Oezdemeir estaba perdido. El grappling de Cormier era infinitamente superior y el colegiado dio por finalizado el combate en el minuto dos de la 2ª ronda.

Victorias por KO para Kattar y Font; decisión para Villante

En el resto de combates del evento, Calvin Kattar noqueó al entonces invicto Shane Burgos en la 3ª ronda. El combate, nombrado «combate de la noche», fue un toma y daca entre ambos luchadores hasta que Kattar conectó una gran combinación en el último asalto.

También venció por KO Rob Font. El de Massachusetts hizo valer su condición de anfitrión y sorprendió a Thomas Almeida ante su público. Font conectó un gran chochet en la 2ª ronda, Almeida pareció recuperarse en el clinch, pero, poco después, una patada a la cabeza y varios ganchos de Font lo volvieron a mandar a la lona, deteniendo el árbitro la pelea en ese instante.

Por último, Gian Villante volvió a la senda de la victoria al derrotar a Francimar Barroso vía decisión dividida. Una decisión, por cierto, que tuvo que ser unánime. Y es que Villante dominó durante todo el combate con su striking y Barroso hizo más bien poco para llevarse la victoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.