Yoel Romero logró una de las mayores victorias de su trayectoria deportiva tras noquear a Luke Rockhold en la 3ª ronda del combate principal de UFC 221. Un KO que le dio la victoria, pero no así el cinturón. Y es que el hecho de no haber dado el peso establecido en el pesaje del viernes, 185 libras, impedía al cubano poder optar al título interino de peso medio. Sólo Rockhold competía por convertirse en campeón, algo que – evidentemente –  no logró llevar a cabo.

¡Vaya lío! La UFC esperaba esclarecer el panorama de la división de peso medio en UFC 221, con el vencedor del «Robert Whittaker vs Luke Rockhold» como el único e indiscutible campeón de categoría. No obstante, ha sucedido todo lo contrario…

La lesión de Whittaker pocas semanas antes del evento trastocó los planes de la empresa sobremanera, que tuvo que programar un combate por el cinturón interino. ¡Pero ni a esas! Romero no dio el peso en el pesaje del pasado viernes y, para más inri, acabó llevándose el combate con una actuación sublime.

Otro gancho de izquierdas tumba a Rockhold

El cubano comenzó despacio, administrando sus fuerzas con sensatez. Tanto es así que fue Rockhold el que se llevó, claramente, el primer asalto a base de patadas bajas y un striking básico. Sin embargo, Romero metió una marcha más nada más comenzar el segundo asalto y atropelló a su rival con una embestida de directos, ganchos y chochets durante el primer minuto de la ronda. Rokchold aguantó la tormenta y sobrevivió hasta que Romero pausó de nuevo el ritmo. Sobrevivió una vez, pero no dos.

Y es que la situación del segundo asalto volvió a repetirse al inicio de la 3ª ronda. Romero volvió a salir como un cohete, algo que de lo que su esquina ya le advirtió a Rockhold, y conectó con un gancho de izquierdas que tumbó a Rockhold. El mismo con el que le cazó Michael Bisping en  UFC 199.

A finales de 2015, Chris Weidman – entonces campeón de peso medio y dos veces verdugo de Anderson Silva – y Luke Rockhold se enfrentaron en UFC 194. Un combate entre los dos mejores pesos medio del momento, dos jóvenes luchadores talentosos que debían marcar época en las MMA. Pero no ha sido así…Y tres años más tarde, ambos han caído ante el cubano Yoel Romero, que se ha convertido en el campeón si corona de la UFC.

¿Whittaker vs Romero 2?

Tras su victoria en UFC 221, parece que Romero volverá a tener otra oportunidad de pelear contra Robert Whittaker en cuanto éste se recupere se su enfermedad. Sería la segunda vez que ambos se enfrentan, ya que el campeón ya venció al cubano en UFC 213. Después, Chris Weidman, Jacaré Souza, Kelvin Gastelum…la derrota de Luke Rockhold favorece a estos luchadores que parecían estar un escalón más abajo en el ranking de contendientes.

Victoria meritoria de Blaydes

Curtis Blaydes subirá como la espuma en el ranking de la división de peso pesado. Blaydes logró derrotar a toda una leyenda de las MMA como Mark Hunt en UFC 221 a base de grappling y un saber estar que destaca su madurez a pesar de tener tan sol 26 años.

Hunt, siempre peligroso en el striking, conectó varios golpes en la 1ª ronda, pero Blaydes logró un derribo vital cuando las cosas de ponían difíciles para él. A partir de ahí, el combate fue un despliegue de wrestling de Blaydes, que logró encadenar varios derribos en las dos rondas posteriores.

Finalmente, el americano derrotó a Hunt vía decisión unánime tres victorias consecutivas. Su última derrota fue contra Francis Ngannou, al que, por cierto, dio bastantes problemas.

Victorias locales en el resto de combates

Los australianos Tai Tuivasa – peso pesado – y Tyson Pedro – peso semi-pesado – derrotaron a sus rivales de manera convincente y continúan con buen pie en su ascenso en sus respectivas divisiones. Tuivasa logró su segunda victoria consecutiva en su segundo combate en la UFC al noquear al francés Cyril Asker y Pedro sometió al ruso Safarov con un kimura.

Por último, el también australiano Jake Matthews derrotó a Li Jingliang vía decisión unánime. Un victoria que bien pudo haber sido por sumisión, ya que Jingliang metió sus dedos en los ojos de Matthews para escaparse cuando éste lo tenía atrapado en una guillotina.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.